EDITORIAL

Edición Especial Mayo 2022

Editorial Néstor de Buen UNNA

Y AHORA… ¿QUÉ SIGUE?

Mientras que la situación de nuestro país sigue estando incierta, poco a poco comienzan a aparecer señales de recuperación en algunos sectores del mercado de la construcción.

Los grandes desarrolladores siguen con sus proyectos, particularmente en el sector turístico, aunque también hay señales positivas en los desarrollos de vivienda de nivel medio hacia arriba. En términos generales, mientras que las empresas grandes se encuentran activas, las constructoras medianas y pequeñas siguen buscando el camino para la recuperación, la cual, ciertamente, comienza a verse con claridad, aunque aún lejana.

Lo que realmente preocupa es el camino que seguirán tomando las cosas cuando el “preciso” y sus secuaces, buscan la forma de recuperar un control que poco a poco parece irse de sus manos. La Reforma Eléctrica que, en opinión de muchos, solamente buscaba el control estatal de la producción, fue rechazada, para bien del país.

La famosa “revocación de mandato” fue claramente ignorada por la mayoría ciudadana y, con muy pocas excepciones, solamente votaron quienes se vieron obligados a hacerlo o recibieron algún tipo de beneficio.

Mientras tanto, los temas de conversación actuales son la invitación a los médicos cubanos por parte del gobierno mexicano, a trabajar en nuestro país (¿para qué traer médicos si los que ya radican aquí cubren las necesidades y son del más alto nivel?) y las aportaciones que, sin consulta alguna, éste está haciendo a países centro americanos, como apoyo a sus programas sociales (actitud ciertamente generosa), aunque para ello se descuiden en forma criminal los apoyos a los programas sociales de nuestro país, y aclaro que me refiero a los auténticos programas sociales y no a los apoyos económicos y drávidas que básicamente tienen un sentido electoral.

Mientras todo esto sucede, algo que llama mucho la atención es el surgimiento de empresas extraordinariamente exitosas que, en medio de la pandemia, y a pesar de nuestra situación política, han surgido y crecen en forma exponencial, por cierto, todas ellas son producto de buenas ideas y un claro aprovechamiento del comercio electrónico.

Debe de existir alguna forma de lograr que nuestro mercado también se vea beneficiado con este tipo de conceptos. No debemos de perder de vista que ya hay programas que pueden resolver las más complicadas estructuras, y sus cálculos, y que ya también hay construcciones hechas por impresoras tridimensionales en varias partes del mundo, y aunque por el momento tienen muchas limitaciones, sin duda se irán resolviendo durante los próximos años.

Lo que nos toca es esforzarnos en pensar “fuera de la caja” para desarrollar nuevas ideas y conceptos que nos permitan optimizar lo existente y cambiar la forma en que vemos las cosas, mientras esto sucede, nuestra mejor arma será mantener la máxima calidad posible en todo lo que hagamos.

NÉSTOR DE BUEN UNNA
ndebuen@ecocreto.com.mx