Vivimos en una ciudad en constante crecimiento, con desarrollos habitacionales produciéndose a pasos agigantados cada día y complejos comerciales apareciendo en cada esquina como si se tratasen de varas de bamboo que crecen de un dia para otro.

¿Pero dentro de todo este frenesí de urbanización que tanto se piensa en el peatón?, Que lugar le damos al ciudadano de a pie?

Existen ejemplos a nivel mundial de ciudades que han ido evolucionando para convertir sus vialidades exclusivas para automóviles en propuestas más amables para el peatón y los ciclistas, además de contribuir al medio ambiente con tecnologías verdes.

Holanda en 2015 estreno su primer ciclovía solar, construida con paneles de hormigón que almacenan células solares y cubiertas con paneles de vidrio templado que generan energía a partir de la luz del sol. Solaroad como fue llamada se encuentra en el parque Christ’s Pieces de Cambridge. La primera parte de la ciclovía podría generar energía para 3 casa y ayudar a alimentar el sistema de iluminación pública y los sistemas de monitoreo vial de la ciudad. 

Colombia, en 2016 se presenta el proyecto para continuar la obra del corredor verde de Cali. Una obra que busca recuperar el espacio público y crear un gran parque central y lineal donde se combinaran actividades culturales, recreativas y una ciclovía, que generaran un espacio de movilidad no contaminante.

El proyecto busca reutilizar una antigua vía férrea y convertirla en un gran parque lineal.

Pero no todas las alternativas deben ser macroproyectos o requerir de una gran inversión. La ciudad de Buenos aires, Argentina inicio con el proyecto “Calle Corrientes” el cual convierte la avenida en una vía peatonal nocturna, proporcionando dos carriles para peatones y dos carriles para transporte público. Apoyando así al libre tránsito y uniendo al peatón con un entorno donde conviven libre rías, teatros y restaurantes.

Así mismo Monterrey ya ha empezado la transición para ser una ciudad más amable con el peatón. Además de enfrentar así los problemas de congestionamiento vial y emisión de CO2 por parte de los vehículos particulares.

Iniciativas como CONECTA UANL, encabezada por la Universidad Autónoma de Nuevo Leon la cual plantea modificar sus vialidades, agregando andadores universales,  ciclovías y carriles exclusivos para transporte público.  Así como la instalación de rampas para garantizar el acceso universal a las personas con capacidades diferentes, estas son algunas acciones a tomar por parte de la universidad.

De esta manera el uso del automóvil dentro de ciudad universitaria quedaría en segundo plano. Dando prioridad al uso de andadores peatonales, bicicletas o transporte en transporte público o privado (Tigre bus).

De igual manera por parte del gobierno del estado de Nuevo León se plantean proyectos como el Proyecto de Movilidad Sustentable el cual planea habilitar 172 km de vías férreas existentes para utilizarlas en el transporte de pasajeros a través  de trenes ligeros, que beneficiara a más de 4.5 millones de personas.

Por parte de los municipios se han modificado reglamentos de construcción de tal manera que el acceso universal esté garantizado para las personas con capacidades diferentes,  dentro de todos los desarrollos habitacionales de reciente creación, así como en las vialidades principales del área metropolitana.

Acciones como estas no solucionaran el problema de congestionamiento vial  que presenta el  área metropolitana pero sin duda es el primer paso para crear ciudades más accesibles  y  empáticas  con los peatones y el ambiente.