El arquitecto José Roberto Díaz Braga es el director general de la firma EURK, empresa dedicada a la creación de proyectos integrales a través de la arquitectura, ingeniería, fabricación digital e interiorismo, apoyadas en la tecnología aplicada en los procesos tanto de diseño como de producción a pequeña y gran escala.

Graduado de la Universidad Marista de Mérida en el año 2009, estudió la maestría de Arquitectura Avanzada en el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC) una de las universidades más reconocidas por su investigación , desarrollo y educación de visionar el futuro de nuestras sociedades construyendo un presente.

En el año 2016, en la XIV Bienal Nacional de Arquitectura Mexicana, recibió mención honorífica en la categoría de Innovación tecnológica por la obra La Chaya.

Descripción del proyecto:

La Chaya se sustenta en la Provocación Arquitectónica como estrategia para situarse y convertirse en un punto de referencia que abre al diálogo y a la interacción con el espacio público contemporáneo.

La provocación se materializa en un edificio que responde a la emergencia y tiempo correcto de vida del mismo, mediante el uso de un material como “vestido artesanal-tech”, albergando funciones y  sensaciones que se potencializan en sus espacios dinámicos y su continua comunicación formal en cada uno de ellos.

El  acceso, sutil pero protagónico, genera en su composición una espacialidad de expectativa-sorpresa en el recorrido y en la transición de sus áreas, en donde el interior responde a la duda creada por el material del exterior y a su disposición cambiante a través de aperturas dinámicas permitiendo el díalogo interior-exterior.

El edificio dialoga entre sí, debido a su disposición espacial, en la que de una manera un tanto poética, las sombras generadas por el mismo, están en continua relación y contacto con el paso solar. Las habitaciones se disponen con una ruptura espacial o filtro interior, separando de manera subrayada lo privado y lo compartido. Las actividades se realizan tanto en las áreas interiores como en las terrazas y jardines exteriores, del mismo modo que el huerto ubicado en una terraza exterior en planta alta invita a la convivencia familiar así como el añadido valor educacional y alimenticio.

El contenedor se enraíza a través del “vestido artesanal-tech” empujado por el uso de un material de uso común, posiblemente carente de versatilidad funcional y etiquetado como de uso rudo: “el block de concreto”, que apoyado en la tecnología y datos que se vuelven comunicadores, permiten la evolución de la técnica para encontrar resultados tangibles y medibles en el confort del edificio y en la estética formal del mismo.

*DIAGRAMAS DE LA REALIZACION DEL MURO RECUBIERTO

La técnica evolucionada producida por un sencillo proceso, se traduce en una  nueva “piel protectora” que actúa como filtro solar incidiendo en el espacio interior y provocando estéticamente a la ciudad por la bondad y transparencia de sus características potencializadas por la modulación del mismo.

La Chaya invita a la experimentación e investigación a través de la tecnología en busca de la evolución de la técnica y la arquitectura.