Pregunta de la revista World Construction (RWC): Platíquenos Arquitecto cómo va el proceso electoral del CAM-SAM y ¿cuáles son sus propuestas para el gremio de los Arquitectos?

Respuesta:

Bien, el proceso inicio en febrero de este año 2020 y nos registramos formalmente ante la comisión electoral de nuestro Colegio el día 27 de febrero. Iniciamos con mucho entusiasmo la campaña en los primeros días del mes de marzo, pero como ustedes recordaran fue a mediados de ese mismo mes, que en nuestro país se tomaron las medidas precautorias necesarias para impedir la propagación del coronavirus y con ello, evitar los contagios masivos. En el colegio si hizo lo propio y desde mediados del mes de marzo se suspendieron las actividades tanto las internas del colegio como el proceso electoral. Específicamente las referentes al calendario electoral, esto es, el día de la votación, debate de candidatos y fecha de toma de protesta, se suspendieron temporalmente. Se permitió la comunicación con los miembros del colegio vía redes sociales, correos electrónicos y cualquier otro medio que no fuese el contacto físico. Hoy día, seguimos con la misma tónica. La comisión electoral acordó conjuntamente con los candidatos, activar el programa de fechas del proceso electoral hasta que la autoridad de la CDMX estableciera el semáforo verde que nos permitiera reactivar las actividades de contacto físico. En esas estamos ahorita.

Pregunta RWC:

¿Cuál es su oferta como candidato para la membresía del CAM-SAM? ¿En qué consiste su plan de trabajo?

Respuesta:

He propuesto un plan de trabajo consistente en 7 puntos que considero centrales para el mejor funcionamiento de nuestra Institución Gremial. Con este plan pretendo iniciar un proceso de reactivación de su prestigio, del papel preponderante que tiene o debe tener en la sociedad mexicana y conectar con los arquitectos de las nuevas generaciones. Es importantísimo convertir a nuestra Institución Gremial en una verdadera representación de los intereses profesionales de los Arquitectos de la Ciudad de México y del país. Necesitamos rescatar ese prestigio que se tuvo en décadas pasadas y volvernos ese referente profesional para los mexicanos en el desarrollo de nuestras ciudades. Recordemos que además de representar a arquitectos, miembros de número, representamos también, la actividad profesional ética de los arquitectos y por supuesto, somos una entidad que le ofrece a la sociedad mexicana orientación y certeza en la prestación de nuestros servicios como profesionales.

Pregunta RWC:

¿Cuáles son esos 7 puntos de su plan?

Respuesta:

El primero de todos es el más importante, consiste en centrar y encausar al Colegio (CAM-SAM) en los propósitos que le son inherentes a su actividad gremial. Esto es, ubicar a nuestra Institución Gremial en el contexto actual del desarrollo de nuestra actividad profesional. Eso es imperativo. Se trata de centrarse en aquello que es su misión principal. Lo demás, aunque puede resultar interesante, es secundario. Ahí la clave de esa recuperación de su responsabilidad como representante de los intereses de los Arquitectos. Lo explicó a continuación en los siguientes puntos.

Segundo.

Quiero a un Colegio promotor de nuestra actividad profesional, que procure un entorno de oportunidades laborales para sus agremiados y que contribuya a la seguridad jurídica en el desarrollo de sus actividades profesionales como arquitectos.

Tercero.

Estoy sugiriendo un Colegio Líder y Emprendedor, que encabece las mejores causas de nuestra actividad profesional. Que impulse a nuestra profesión como un instrumento de solución a los problemas que actualmente se viven en nuestro entorno urbano, que enfrente con entereza los retos que las circunstancias de hoy día se le presentan a nuestra actividad profesional y que emprenda proyectos que le permitan a los Arquitectos de la Ciudad, participar en el desarrollo de la misma.

Estoy proponiendo un Colegio que sea voz de los Arquitectos del gremio y de todos aquellos que ejercen la profesión en la ciudad.

Un Colegio que asume su responsabilidad como representante de sus agremiados y que considere también a aquellos no agremiados.

Cuarto.

Quiero un Colegio que comunique eficazmente sus propósitos, sus preocupaciones y acciones, y sus posiciones con respecto a los asuntos urbanos de la ciudad. Que se haga oír con fuerza.

Es indispensable y obligado, cuando así se requiere, manifestar la posición que guardamos con respecto a los asuntos relevantes de la ciudad, esos que son propios de nuestra actividad profesional. Mantenernos callados ante los problemas urbanos de la ciudad, habla muy mal de nuestra representación gremial.

Informar y comunicar es una de nuestras estrategias clave en la representación de nuestra profesión.

Quinto.

¡Quiero un Colegio que le sirva a México!

Por su capacidad de convocatoria que tenga, no solo con sus agremiados, sino con todos aquellos arquitectos y ciudadanos que vean en esta Institución Gremial, congruencia, profesionalismo e imparcialidad en sus posicionamientos y, ética y veracidad en sus postulados.

Porque aporta soluciones, ideas y mecanismos de actuación a los asuntos que se relacionan o tienen que ver con nuestra actividad profesional.

Porque sirve de interlocutor entre gobierno y sociedad para definir y plantear posiciones propias de nuestra profesión y con ello contribuir a la solución de problemas.

Sexto.

¡Quiero un Colegio con Futuro!

Para que nuestra Institución Gremial prevalezca en el tiempo, es urgente incluir y considerar a las nuevas generaciones de arquitectos, esto es indispensable. Involucrarlos en los temas y los retos de nuestra profesión.

Mi propuesta consiste en convertir al Colegio en un atractivo de las nuevas generaciones y de los arquitectos que no están afiliados a nuestro gremio. Porque si no nos convertimos en una organización referente y representante de sus intereses profesionales, no podremos sostenernos en el tiempo como institución gremial.

Ser un atractivo como Institución gremial para los arquitectos de la Ciudad, requiere de estar presentes en los asuntos que son propios de nuestra actividad profesional. Así de simple. No hay magia en esto. Es un asunto de identidad y conexión con los tuyos cuando los temas son de tu interés.

Séptimo. – Necesitamos un Colegio proactivo, previsor y abierto a la sociedad.

Lo que propongo, es un liderazgo que, desde ya, este organizando y estructurando a un Colegio que responda a las actuales circunstancias. Esto es, proponer las acciones necesarias para impulsar a nuestro gremio de entre las dificultades que vivimos. Me refiero a las generadas por la pandemia y esas que los gobiernos todavía no han podido asimilar y entender.  Es urgente sentarnos con nuestros agremiados y demás actores relacionados con nuestra profesión para ir delineando las acciones que puedan ayudarnos a colocar a nuestra profesión como solución a muchos problemas. Entre ellos, la reactivación económica del país y por lo tanto de nuestras ciudades.

Es importantísimo proponerle al gobierno las soluciones que nuestra profesión ofrece y que son necesarias para que se reactive nuestra economía y, por lo tanto, los arquitectos sean una pieza clave de la solución. En esto consiste ser proactivos. No esperar a que las soluciones vengan de un gobierno, que probablemente no tiene esas soluciones esperadas. Nosotros somos los responsables de generarlas.

Estas son las 7 líneas fundamentales de mi plan de trabajo.

Pregunta RWC:

¿Y cuánto tiempo tiene para hacerlas realidad?

Respuesta:

El periodo estatutario para cada Consejo Directivo (Presidencia y vicepresidencias) consiste de solo dos años. Realmente es un tiempo corto para hacer realidad una propuesta tan ambiciosa, pero el compromiso es sentar las bases de un proyecto a largo plazo que permita a los futuros Consejos Directivos, contar con una guía (plan) objetiva y estratégica para su sustento, crecimiento y desarrollo.

Se trata de encausar estratégicamente a nuestro gremio hacia los objetivos y metas, que dependen de nuestra misión. Aquellos que le dan sentido a nuestra representación gremial.

Pregunta RWC:

¿Que experiencia tiene dentro de su gremio–el Colegio de Arquitectos–para haber generado esta propuesta de plan de 7 puntos?

Respuesta:

El próximo año cumplo 30 años de miembro de número del Colegio. Fui vicepresidente de asunto financieros en el periodo 2014-2016, y en el siguiente periodo, 2016-2018 fui Secretario Ejecutivo y Director General. Durante los últimos años, anteriores a mis responsabilidades como vicepresidente y secretario, participe en múltiples congresos organizados por el Colegio, y ya como funcionario de la Institución, fui responsable de la organización de muchos otros eventos. Entre ellos, además de los congresos, contribuí a la organización de Bienales, a la presentación de la muestra de arquitectura contemporánea de la Ciudad de México en Oaxaca. Fui parte de la comisión redactora del estatuto vigente, eso durante el periodo 2016-2018, entre otras tantas cosas.

Pregunta RWC:

¿Cómo ve la actividad de su profesión, tanto en la ciudad de México como en el país?

Respuesta:

Complicado, veo un campo de acción y desarrollo de nuestra profesión un tanto incierto. El sector de la construcción y en especifico el subsector de la edificación, que es el que tiene que ver con nuestra actividad, desplomándose, a la baja. Todavía vivó y activo, pero con una demanda de nuestros servicios profesionales preocupantes. El impacto negativo por la implementación de medidas de protección llevadas a cabo para impedir la propagación del coronavirus, fue muy fuerte, la economía por un momento se paralizo, y eso, esta hoy día dejando estragos. Es momento de hacerle ver a la autoridad (gobierno) la importancia de nuestra profesión en la activación de la economía de nuestro país. De presentarles planes y propuestas de acción para volver a ser un motor de desarrollo económico de México. La autoridad no puede sola, eso ya no esta en duda. Si no generamos los proyectos necesarios para el mediano plazo, los próximos años serán de estancamiento y recesión constantes.

Pregunta RWC:

¿Cree que en algún momento (cercano) retomemos el camino y la economía del país repunte?

Respuesta:

No creo que las cosas vuelvan a ser como antes, definitivamente esta crisis traerá cambios muy fuertes, diría yo, cambios radicales en muchos sectores de nuestra actividad profesional y económica. Lo que se fue y se esta yendo, ya no volverá. Cuando la economía mejore y la estabilidad social y política se reestablezca, los retos serán otros y los actores también.  Las crisis, aunque sean estas pequeñas o medianas, modifican las reglas del juego y cambia a los jugadores. Nuestro reto dentro de nuestra profesión es mantenernos vigentes, abiertos a esos cambios, sin cargas excesivas que impidan esas transformaciones inminentes y dispuestos a participar en una realidad totalmente diferente a la actual. El cambio es la constante y en este caso que estamos viviendo, el cambio o los cambios son una avalancha que todavía no acabamos de entender y visualizar.

Pregunta RWC:

¿Qué recomienda para hacerle frente a estos cambios que menciona?

Respuesta:

Ser visionarios. Hacer un ejercicio de reflexión con relación a nuestra actividad profesional. Preguntarnos si de verdad estamos siendo parte de la solución o estamos participando de manera marginal y muy endeble.

Cuando me refiero a ser visionarios, me refiero a que hagamos primero todo un proceso integral de reflexión con relación a nuestro potencial como profesionales y como empresarios. Para que tengamos claro hacia donde tenemos que movernos. Cuestionarnos nuestro propio desarrollo como profesionales o empresarios, es indispensable para generar el trazo o la ruta a seguir. Yo creo que este es el momento de hacerlo.