Los Parques Urbanos son un tema acerca del cual cualquiera puede opinar y, en muchos casos, tendrá buenas razones para hacerlo, finalmente, éstos fueron hechos para ser utilizados por el público.

Sin embargo, es importante conocer la opinión de quienes se encargan de proyectarlos y, llevarlos a cabo, o desarrollarlos (el término “construirlos” no me parece apropiado).

El Arq. Jorge Calvillo Unna es un experto en la materia, aunque él no lo diga, y ha participado en el diseño de varios de estos parques, entre ellos, el Parque Tezozómoc que diseñó con el Arq. Mario Schjetnan, dentro de Grupo de Diseño Urbano, empresa en la que eran socios.

Jorge Calvillo es la persona cuya influencia me hizo dejar la carrera de Diseño Industrial para entrar en el maravilloso, e inagotable, mundo de la Arquitectura, y decidí entrevistarlo…

NBU: Jorge, ¿cuál es tu opinión de un Parque Urbano?

JCU: Un parque, un jardín, un pedazo de paisaje natural, son el recuerdo del paraíso, son lugares que diferentes culturas crearon para reconciliarnos, por medio de la contemplación y el caminar, reconciliarnos con nosotros mismos y el mundo.

NBU: ¿Qué significado tienen los Parques Urbanos?

JCU: Actualmente han tomado muchos significados y funciones.  En estos tiempos de destrucción de todo lo sagrado, el jardín es un escondite temporal del alma, es un pulmón, es un refugio para todos los animales, es el símbolo de la esperanza.
El diseño urbano puede ser muchas cosas buenas y malas, actualmente el diseño urbano es producido en mayor parte por la especulación de los ricos, pero también de los pobres, no hay una intención artística, cultural o espiritual.  El diseño urbano es el diseño de relaciones comunitarias.

NBU: ¿Qué es lo que te atrae más de los Parques Urbanos?

JCU: Soy conservador, me gustan las partes viejas de las ciudades, no hay nada que las supere.  Los parques en México son cada día más difíciles de construir no son una prioridad.
Durante mi sociedad en GDU, con Mario Schjetnan, aprendí que somos los diseñadores los que los podemos promover más que otros miembros de la sociedad, tenemos la capacidad de ver, de interconectar, imaginar, de filosofar; cabe aclarar que no solo los diseñadores, pero nosotros tenemos más herramientas, aunque estamos lejos de asumir profundamente ese compromiso.

NBU: ¿Recuerdas alguna experiencia que permita ilustrar esta opinión?

JCU:  Me acuerdo de muchos casos donde los arquitectos y urbanistas no nos unimos para defender o crear nuevos parques.  Cada lugar es un caso, no hay reglas únicas.  Las más importantes son las consideraciones ecológicas, pero estas mismas pueden dar pie a diferentes tipos de intervenciones en un mismo lugar.

Regenerar es la palabra clave en el diseño de nuestros tiempos, pero es tema largo de definir, dónde siempre, lo primero es el lugar.

NBU: ¿Puedes mencionar algunos puntos importantes en lo que toca a las consideraciones ecológicas?

JCU: El agua, seguir su pista, infiltrarla, crear humedales, cisternas de lluvia, fuentes, bebederos, lagos, y todo lo que el lugar sugiera.

La tierra, mantener un sistema orgánico para tener tierra viva, evitar el barrido constante de hojas, tener sistemas de composta para fertilización.

La vegetación, tener áreas silvestres, introducir especies que alimenten y alojen el mayor número de animales, incluyéndonos, crear sucesiones vegetales, cubrepisos, pastos, arbustos, árboles grandes y pequeños.  Crear refugios para insectos, aves, ardillas, etc.

Y áreas productivas, huertos comunitarios, esto es muy importante para el futuro, la educación y la resilencia urbana, “remember” Detroit y La Habana.

Este fue su comentario final, no sin antes explicar que tiempo atrás, ante la debacle económica, en ambas ciudades, se crearon huertos que permitieron una posibilidad comunitaria de resistencia y evitaron mayores daños.

Sin duda, los Parques Urbanos puedes tener mucho más que ofrecer, pero esto dependerá de nuestra intención de sacarles provecho.